jueves, 22 de enero de 2009

Grande es tu misericordia Dios!!!

Dios nuestro, gracias te doy...

Padre en esta hora puedo dar plena libertad a mis dedos para que escriban solo lo que mi corazon siente y ordena...

Padre mio estoy agradecida, estoy asombrada... Oh Dios! Tu misericordia y amor se posan sobre nosotros cada día... Mi Señor, aunque yo me alejaba de ti, tu nunca me dejaste, siempre estuviste aquí... Mi corazón ha reprendido mis obras, hoy mi carne ha sido castigada por cuanto ha sido objeto de oprobio, habia olvidado cuan engañosa es la carne y me había dejado confundir por ella... Me has recordado que has puesto en mi un espíritu de poder, amor y dominio propio, para que este me ayude a agradarte y a esperar en ti... Hoy puedo ver cuantas veces lo he omitido, haciendo lo que era mi voluntad y no la tuya... Con gran amor y plena certeza te puedo decir que eso ya no será... Oh padre! con tan solo clamarte y pedirte un toque de tu gloria, lo has hecho mi Dios... Me has bendecido, me has llenado de tu santo espíritu, aunque no era digna de recibirlo... Una vez más me has mostrado la infinidad de tu gran misericordia, me has tocado como nunca antes lo habías hecho... Te he sentido de una forma tan especial que no puedo describir, una forma que ni siquiera intento explicar...


Padre has bendecido mis manos, me has renovado, me has permitido buscar nuevamente ese espíritu que había olvidado... Eres hermoso padre, que lindo es estar en tu presencia... Definitivamente no hay ser que que resista el toque de tu gloria Señor...