Follow by Email

miércoles, 19 de noviembre de 2008

“Señor si yo me olvido de ti, no te olvides de mi”

Cambias las cosas de Dios por las del mundo y el primer mandamiento dice: Amarás al Señor tu Dios sobre TODAS LAS COSAS… Que puede ser más importante

El Señor nunca se olvidará de ti porque te ama, pero llegará el día del juicio donde el dirá quien irá al lago que es fuego y que arde, entonces si el tendrá que dejarte ir, porque mientras estuviste aquí en la tierra, Tuviste toda una vida de ventaja para aceptar que el es el único Dios consolador y purificador de almas y sobre todo el que puede dar la vida eterna. Querrás escuchar su voz llamando de nuevo, pero solo se escuchará el sonido de las trompetas de los ángeles para juntar a sus escogidos.Búscale hoy que puedes hallarle, dice la palabra. Buscadle mientras pueda ser hallado, llamadle en tanto esta cercano.


Que esperas para venir a el? Quieres una razón más poderosa que la de venir a el por amor y agradecimiento, porque para darte vida el murió y porque el murió es que hoy podemos venir a su padre mediante el evangelio. Porque el tuvo que perecer en la cruz para reconciliarnos con el Padre celestial, ya que nuestras vidas estaban divididas del amor de Dios hasta que Jesús mediante la cruz nos reconcilió. Ahora pregunta quien envió a Jesús? El Padre, es decir que el quiso que el mundo le conociera y aprendiera a amarle y dejara esa mente reprobada que el mismo Dios nos dio para hacer cosas que no nos convienen, pero que era necesario dar a la humanidad para que aprendan la diferencia de su Santidad y las cosas del mundo… Más fue el propósito del padre y del hijo que por amor a la humanidad hacer sacrificio inmerecido para los hombres y así darnos la paz.

Dios es amor… Y si no dígame cual padre da a su hijo unigénito al mundo para librarnos de pecados, a nosotros que no lo merecemos y no cualquier hijo, sino a Jesús el único limpio de pecado. Que solo por gracia (inmerecida) hemos sido elegidos para ser salvos.

Durante mucho tiempo camine en los placeres del mundo y lo que es peor, en su ignorancia. El mundo te ofrece cosas espléndidas, pero son cosas de perdición y no son para siempre. Las cosas del mundo son como anestesia que por momentos te alivian y luego intensifican tu dolor, mas las cosas de nuestro Dios son para siempre. Estando con el puedes estar atribulado, pero no desamparado. Una vez q entiendas su evangelio y le aceptes como Salvador, El Señor no te olvidará jamás porque siendo pecadores, tuvo misericordia de nosotros, mucho mas hará si le somos fieles. No te hagas tonto, esperando no se que cosa. El Señor pagó por ti a precio de sangre no de oro y plata y esta esperando por ti, para que vengas a su redil. Dice la palabra que “Así también Cristo fue ofrecido, una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado para salvar a los que le esperan” (Hebreo 9:28)

“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9)

El espera por ti y tu familia, da el primer paso…


No hay comentarios: